domingo, 23 de agosto de 2009

Intereses Antárticos: estrategias pesqueras

Abundancia del krill e intereses pesqueros del Perú en la región Antártica
Por Mariano Gutiérrez*

¿Porqué el Perú -y muchos otros países- se interesan en el krill?

El Perú requiere generar aportes a la comunidad científica antártica internacional, como sustento de su presencia en la Antártida y en resguardo de los intereses nacionales en la región. A diferencia de otros, Perú solo investiga, pues existe un genuino interés científico de entidades e investigadores nacionales en contribuir a la obtención de un mejor conocimiento y preservación de la Antártida y sus recursos.
El Perú, a través del Instituto del Mar del Perú, ha acumulado -entre otros aspectos- una experiencia importante en evaluación acústica de krill, así mismo ha generado series de tiempo de abundancia de depredadores superiores, comunidades planctónicas, condiciones oceanográficas etc. Sin embargo, esta no es tarea ni atribución de un solo país, sino de aquellos con medios, tecnología e intereses sobre la región.
En suma, el cambio climático o la pesca intensiva de krill son amenazas para la pesquería de anchoveta o jurel, por lo que es conveniente influir sobre las decisiones internacionales de manejo, y eventualmente participar en la explotación de krill y otros. En tal sentido, se pronostican condiciones más cálidas para el ecosistema peruano. La pesquería de anchoveta y otras podrían verse afectadas, por lo que se buscarán especies sustitutas.

Situación actual del Perú respecto a temas antárticos

El Perú es miembro pleno del Tratado Antártico desde 1989, y ha realizado 17 campañas antárticas, lo que a costos actuales representa más de 40 millones de USD en 20 años, únicamente en la ejecución de las expediciones.
Así mismo, es miembro pleno de Comité Científico para la Investigación Antártica -Scientific Commitee on Antartic Research SCAR- desde el 2000 luego de una laboriosa gestión organizada por IMARPE-CONAAN, sin embargo nuestro nivel de participación es prácticamente nulo.
Por otro lado, el Perú firmó la Convención para la Conservación de los Recursos Marinos Vivos Antárticos CCAMLR en 1982, pero no integra la Comisión a pesar de realizar el tipo de investigación requerida por su EMM-WG (acústica, oceanografía, biología, biodiversidad), así mismo no participa regularmente en las reuniones de la Comisión no obstante tener el estatus de observador y de ser un unánimente reconocido por el nivel de su administración pesquera.
En suma, pese a que se buscó apoyo político para ejecutar la Política Nacional Antártica, no se ha concretado la cautela de los intereses pesqueros, situación que se agudiza al acercarse el tercer año consecutivo sin realizar campaña marítima, pese a que estamos culminando el Año Polar Internacional.

¿Cuáles son específicamente los intereses pesqueros?

Se pronostican condiciones oceanográficas diferentes para el Ecosistema de Afloramiento Peruano, lo que impactaría por lo menos en la pesquería de anchoveta. Se debe por tanto contemplar alternativas de explotación.
La creciente demanda de alimentos (incluida la acuicultura), más la esperada estabilización de los precios de petróleo, despierta el interés por la explotación de krill, que tendría un efecto sobre los precios de la harina y aceite de pescado, productos en los que somos los principales productores mundiales.
Desde la perspectiva opuesta, podemos aspirar a participar en la extracción de krill bajo diversos mecanismos (operación directa, «joint venture»). Una vez que la pesquería supere ciertos límites seguramente se ingresará a un sistema de cuotas, toda vez que existen otros recursos que pueden ser explotados en la región antártica.

Dificultades de captura y nuevos sistemas de pesca

La pesca de krill debe ser rápida y en volumen que justifique la inversión. Esto se debe a la rapidez con que se degradan las proteínas (exceso de flúor en el exoesqueleto puede contaminar la carne). Para ello la pesca debe hacerse en zonas de alta densidad, las que se sobreponen con las áreas de forrajeo de depredadores. Una alternativa es utilizar nuevos sistemas de pesca lo que permitiría la pesca en área de media y baja densidad de krill.

Conclusiones

La amenaza del cambio climático seguramente tendrá impacto sobre nuestras pesquerías, por lo que se deben buscar alternativas de explotación.
El krill y otros recursos pesqueros antárticos son accesibles, y los mecanismos de participación están establecidos.
El país necesita resguardar su producción pesquera con explotación fuera de su Zona Económica Exclusiva ZEE y/o con su participación en la administración de recursos pesqueros.
El aporte peruano a la comunidad internacional antártica debe ser valorizado y consolidado a través de una mayor presencia en SCAR.
Se requiere mantener una presencia marítima regular, ya que es el reflejo de nuestros intereses pesqueros en la región.
Perú debe considerar su incorporación como miembro pleno de la CCAMLR, lo cual se realiza en consulta con el gobierno Australiano.

* Ingeniero Pesquero, coautor del blog.