sábado, 8 de noviembre de 2008

Conciencia Marítima y Desarrollo Nacional

Conciencia, identidad e intereses marítimos
Por JJ. Doig

1. Importancia que tiene la conciencia marítima en la sociedad peruana, en apoyo al ejercicio de las funciones de la Marina de Guerra, que influyen en el desarrollo marítimo.

Conciencia marítima es en sentido estricto en un extremo, conocimiento –consciente e inconsciente- con el que la población percibe y reconoce lo propio en relación con el mar como comunidad frente a lo foráneo, y en otro extremo es comprensión, asimilación y vivencia de la propia nacionalidad que lo vincula individual y colectivamente con la institucionalidad del Estado; por tanto, es participación pasiva en el primer aspecto y activa en el último.

Para la sociedad peruana, la conciencia marítima es de trascendental importancia en apoyo al ejercicio de las funciones de la Institución Naval relacionadas con el desarrollo nacional, porque es el primer eslabón de la cadena de soporte que la población debe darle al país en el esfuerzo de su institucionalidad para la defensa y desarrollo de los intereses marítimos.

Así tenemos, que el deber constitucional para todo peruano -según Art. 38º de la Constitución Política del Perú, CPP- de proteger los intereses nacionales, en nuestro caso vinculados con el ámbito marítimo, se sostiene en el grado de conciencia marítima e identidad nacional alcanzado por la población.

Por otro lado, conciencia marítima es cimiento natural de identidad marítima de un país porque suma al sentido de pertenencia del ciudadano a su comunidad marítima, el sentido de propiedad que le animan los intereses marítimos.

En cuanto a una lectura pertinente de la realidad nacional, el proceso de litorización de la población que registra un 54.3% de concentración en la costa y del 13.4% en la selva -según el último censo nacional (2007)-, es expresión gráfica de la importancia que tiene la conciencia marítima en la sociedad peruana, toda vez que expresa vivencialmente su estrecha relación con los intereses marítimos del país, básicamente por razones de necesidad.

2. La Marina de Guerra tiene las siguientes funciones diferentes a la guerra naval: la socio-económica, la ambiental, la de Defensa Civil, la de proyección internacional y la de conciencia marítima. ¿Cuál es la más importante para las actividades de la Institución Naval en favor del desarrollo marítimo?


El espíritu que anima la defensa y el desarrollo de los intereses marítimos nacionales se ubica en el grado de conciencia e identidad marítimas alcanzado por el país. Desde esta perspectiva, cualquier división del esfuerzo institucional por contribuir con el desarrollo nacional exige necesariamente contar con un buen cimiento de conciencia marítima nacional, en actitud más activa que pasiva por parte de la población, y con mayor razón de la población estrechamente vinculada con el ámbito acuático.

La actividad fundamental para la Institución Naval -de principio y fin-, para cualquier esfuerzo de contribución al desarrollo nacional, debe concentrarse en promover y proteger la educación y la cultura directamente relacionadas con la construcción y reconstrucción en forma estratégica y sistémica de la conciencia e identidad marítimas del país. Tarea que tiene su mayor reto en los más altos niveles de formación de funcionarios y ejecutivos, llamados a gobernar el país.

La Marina de Guerra como institución tutelar según dicta la misión constitucional -del Art. 165º CPP-, tiene competencia y por tanto responsabilidad institucional de asumir el rol protagónico de promover y proteger la conciencia e identidad marítimas del país, toda vez que son medio primordial para el cumplimiento de su finalidad suprema, así mismo por deber constitucional –según Art. 38º CPP-, de proteger los intereses nacionales en su ámbito de responsabilidad.

3. Los Intereses Marítimos demandan de una dependencia específica y con una organización de envergadura en la Marina de Guerra.


Al asumir el rol institucional de promover y proteger la conciencia e identidad marítimas del país, así como por deber constitucional de proteger los intereses marítimos, la Institución Naval debe contar con la estructura orgánica respectiva con medios y recursos adecuados para tales fines.

La ubicación y dimensiones de dicho órgano institucional dependerán directamente de la trascendencia interna y nacional que predeterminan tales funciones, a fin de realizar actividades en forma estratégica y sistémica.

La concepción estratégica de dicho órgano responde a la naturaleza de las actividades a realizar, caracterizadas por interrelacionar concomitantemente la defensa con el desarrollo –esto es, durante los mismos períodos de actividad-, e interdependientemente por la mutua relación entre ambos.

Por otro lado, el carácter sistémico de tales actividades que involucra el accionar del Estado y de la sociedad al interior del país, interactuando en conjunto con otros países, predetermina la dimensión de la estructura del órgano institucional como parte de un sistema mayor. El sistema exige la existencia de órganos de mayor nivel para velar por los intereses nacionales.

Al interior de la Institución Naval, la organización resultado de tal concepción estratégica y sistémica, necesariamente deberá considerar dos elementos orgánicos, uno operacional de Estado Mayor General para desarrollar el proceso de planificación estratégica, y otro de administración al más alto nivel para la gestión institucional de actividades programadas y presupuestadas.

La estructura orgánica institucional adecuada para atender los intereses marítimos, se ampara en la Ley 29075 que establece la naturaleza jurídica, función, competencias y estructura orgánica del Ministerio de Defensa del 25 julio 2007, así como del Decreto Supremo Nº 027-2007-PCM del 25 marzo 2007, que establece Políticas Nacionales de obligatorio cumplimiento por las entidades del Estado, precisando como segunda política dentro del área de Seguridad y Defensa Nacional la de fomentar el orgullo y la identidad nacional.